Una estupenda y curiosa rareza, la novela de Malba Tahan (pseudónimo del brasileño Julio César de Mello e Souza) titulada El hombre que calculaba y publicada por Verón. Es quizá su obra más conocida (publicada por primera vez en 1949) pero el profesor de Mello fue un gran divulgador que escribió a lo largo de su vida más de 140 libros de cuentos, matemáticas y otras disciplinas.

De sencillo argumento, en el que se nos cuenta la historia de un viajero que de regreso en camello a Bagdag encuentra al persa Beremiz, un sencillo hombre con una fabulosa capacidad de cálculo. Pensando que sería de gran utilidad para el califa, pronto le pide que le acompañe con la promesa de un buen trabajo en la ciudad donde sus habilidades quizá pudieran darle una vida mejor.

A lo largo del camino, la filosofía, sencillez y conocimientos matemáticos de Beremiz resuelven situaciones y problemas complicados a los que él da una solución que nadie encontraba pero que a todos satisface.

¿Quién dijo que las matemáticas eran aburridas? ¿El mismo que dijo que no servían para nada?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s