Una familia mongol del Desierto del Gobi se enfrenta a un pequeño problema. Una de las camellas de su rebaño ha tenido un parto difícil y rechaza a su cría. La familia lo intenta todo pero no hay manera, no la quiere a su lado y le impide amamantarse. Así que deciden mandar a los dos hijos pequeños en busca de un violinista de un pueblo lejano para poder celebrar un antiguo ritual que consiga que la madre vuelva a aceptar a su cría y, de paso, poder comprobar si, como dice la leyenda, llorará al reunirse con ella.

Dirigida por Luigi Falorni y Byambasuren Davaa y protagonizada por personas,que no personajes, de nombres impronunciables, tuve la oportunidad de verla hace años en el cine. Desde el principio parecía que estábamos caminando al lado de todos ellos en Mongolia. Justo en ese momento en el que olvidamos si era una película, un documental o un cacho de la vida real in the flesh. Otra peli para sentimentales. Que no moñas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s