A François Truffaut no le era nada desconocida la historia de Los cuatrocientos golpes, película que dirigió en 1959. Él también había sido, como el protagonista, un adolescente rebelde y antisocial que había dado con sus huesos en un horrendo correccional (el nombre ya es de por sí horrible, como el de reformatorio) del que le salvó una persona que creyó en él…pero esa es otra historia.

En Los cuatrocientos…el jovencico Jean Pierre Léaud clava el personaje de Antoine Doinel, inadaptado en casa, en el colegio, en su pobre barrio, en… en todos lados,vaya.Y el personal y la burocracia,sin preocuparse demasiado por él, salvo para enseñarle cuáles son las normas. Asusta ver qué poco han cambiado los métodos educativos (hablo en general, seguro que hay honrosísimas excepciones) cuando se enfrentan a las personas que tienen sus propias brújulas. Algún que otro profesor se me ocurre que podría verla…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s