Los muy formados y experimentados  Iñaki de Miguel y Gonzalo Martínez (ver resumen de sus imponentes curriculums y reseña de la propia editorial aquí ) codirigen el Observatorio de Comportamiento Humano en la Empresa, amén de un sinfín de actividades complementarias (formación, docencia, escritura…)

El punto de partida es una rigurosa y minuciosa encuesta que pretende analizar el modo de pensar de las personas directivas en España. Es una obra interesantísima aunque le pongo un pequeño “pero” al enfoque. Una realidad emocional de este calibre no puede analizarse únicamente mediante un “análisis multivariable de datos cuantitativos”.

Reconozco que soy muy crítico de las encuestas y los tests de cualquier tipo.Medimos personas y emociones. Y muchas veces en el trinomio ser-pensar-actuar las dos primeras (a pesar de esfuerzos rigurosos como el del libro que nos ocupa) quedan demasiado fuera del análisis.

Entre esas personas con responsabilidades directivas, me gustaría contar más que con su autocrítica con la opinión de las personas de su equipo. Todos conocemos casos de personas desastrosas y destructivas que van pasando alegremente, volando como la abejica Maya, de organización en organización, dejando atrás resultados económicos fantásticos…y equipos destrozados anímicamente.

Así que, además de felicitar por este libro que aporta una perspectiva muy necesaria (cómo lo perciben los que dirigen) animo a esta pareja a que haga lo mismo pero a la luz de sus equipos.A ver cómo sale la encuesta. Esperaré curioso.

Anuncios

»

  1. Lisset dice:

    Directivos hay como de todo lo demás en la vida, muchos y con muy variados estilos y resultados. Lo que sí que es cierto, es que está lejos de ser la panacea con la que algunos sueñan cuando llegan al puesto de marras. Tomar decisiones que afectan directamente los resultados económicos de una empresa y por tanto su capacidad de competir en el mercado y mejorar a todos los niveles, influye directamente en su vida personal, en la de las personas que les rodean y muchas veces en la de personas que nunca llegarán a conocer. Esto puede llegar a poner en los hombros una carga que no todos saben llevar.

    Encontrar el equilibrio entre dar órdenes y hacer sugerencias constructivas, entre ser quien guíe al resto sin imponer su opinión, motivar a conseguir el éxito a otras personas de su equipo, etc, no es nada fácil. No es fácil elegir la opción más complicada pensando que en realidad es la que mejor resultado dará en contra de la opinión del resto. Si te equivocas, te comen vivo. Si aciertas, te admiran pero a la vez, te envidian y no te aprecian muchas veces por ello. En fin, es complicado 🙂

    Un abrazo.

  2. nosomosgurus dice:

    Muchas gracias por la interesante aportación, Lisset.

    Pones el acento en la gestión de lo complejo, la responsabilidad mal entendida y en la toma de decisiones. Reconozco que son tres temas que me apasionan.

    Me sigue asombrando que inútiles emocionales dirijan organizaciones tremendas, dejando tantos heridos en su camino. Y todos miramos hacia otro lado, en busca del desastre inevitable.

    Coincido que el éxito genera envidias.La condición humana se fija más en lo que otros hacen mal,en vez de saber ver lo positivo.También tengo curiosidad por saber qué pasa por la cabeza de esas personas que, sin comerlo ni beberlo, se encuentran con equipos enteros en su contra…simplemente por hacer bien las cosas.Misterios sin resolver 🙂

    Como tú dices “Es complicado”.Y como los problemas complejos requieren soluciones complejas,seguiremos trabajando para solucionarlos.

    Un abrazo y bienvenida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s