Hoy reseñamos El gran salto (The Hudsucker Proxy es su título original) dirigida por Joel y Ethan Coen con guión de ellos mismos . Me reconozco fan absoluto de esta pareja.Tienen varias obras maestras (que ya es mucho decir en el cine, donde muchos sólo lucen una…o ninguna) aunque ésta no sea una de ellas (pero, sin serlo, es una muy buena comedia).

Al grano y a la peli.El director general acaba de suicidarse y todos los empleados proyectan un minucioso plan con el objetivo de colocar a alguien manipulable con el que sus beneficios personales (económicos sobre todo) aumenten de manera directamente proporcional a la manejabilidad del interfecto.

Norville Barnes (Tim Robbins) es el títere elegido. Y todo va estupendamente hasta que la reportera Amy Archer (Jennifer Jason Leigh) entra en escena y revuelve un poco en la placidez del complot.

Anuncios

»

  1. Lisset dice:

    Lo maravilloso de esta película para mí, es la simplicidad de las ideas del “títere” 🙂 Sus esquemas: Un círculo, una y otra vez 🙂 Un incomprendido… como muchos grandes creadores, que sus invenciones llegan a veces demasiado pronto al mercado y tardan años en ser reconocidas por el público.

    Voy a discrepar contigo. Las comedias tienen gran mérito, en especial cuando no son de esas de verano llenas de clichés. Es más fácil sin duda, hacer llorar que reír. Cualquiera puede hacer un drama. Yo misma te escribo uno ahora mismo, pero hacer reír, bueno, eso requiere genialidad.

    Cuando voy al cine, realmente, no me apetece en exceso los dramas, porque ya para eso enciendo la televisión, esa gran desconocida para mí y veo las noticias y ya tengo bastante drama. Cuando voy al cine, quiero que me hagan reír, que me asombren, que echen a volar mi imaginación con algo que nunca ha existido más que en la ficción,

  2. Lisset dice:

    (se ha ido el comentario antes de terminarlo…..) dichoso dedo..

    quiero además, que me lleven a mundos que nunca visitaré, a correr aventuras que me están vetadas por mi estilo de vida o en la parte del mundo en la que vivo. Quiero vivir romances imposibles y entrar en la mente de genios, quiero morirme de miedo con un thriller de esos en los que se no ve además ni una gota de sangre… No sé, quiero cualquier cosa que no se asemeje a mi vida…

    y FIN 🙂

    Un abrazo.

  3. nosomosgurus dice:

    No quise decir que una comedia no pueda ser una obra maestra (ahí están “El apartamento” o “El guateque” por ejemplo) sino que esta, si tuvierámos que darle una nota, no llegaría al sobresaliente y le daríamos un notable.Que ya es bastante 🙂

    La descripción que haces de lo que le pides al cine es sensacional.La suscribo.Me permito añadir que tenemos que trasladar esas emociones de las pelis a nuestra vida e intentar que sea una estupenda película(aunque los actores seamos malos)

    Una de las cosas que más me gusta de esta película es el personaje del títere…al final las supuestas marionetas guardan muchas sorpresas.Incluso de su aparente estupidez pueden sacarse cosas positivas.A veces pienso que lo harían mejor que muchos líderes que presumen de inflexibilidad y de ser inmunes a las influencias.Ja.

    Un abrazo

  4. Lisset dice:

    Las emociones de las películas están muy presentes en nuestras vidas, si no fuera así no nos identificaríamos tanto como los personajes de las mismas, pero hay una diferencia y es que no siempre podemos elegir el momento en que queremos que sea una comedia, un drama, una comedia romántica o un thriller.

    He comprobado con los años, que una cosa es lo que yo escribo en mi agenda el día anterior, o lo que planifico hacer con un año y luego lo que se consigue exactamente. Hay una especie de fuerza oculta en contra de la planificación metódica en la vida personal 🙂 La vida es la mejor de las películas, precisamente porque el final siempre nos sorprende.

    De política, me vas a permitir que no hable…. me salen sapos y culebras por la boca… 🙂

    Un abrazo.

  5. nosomosgurus dice:

    El poeta Paul Valéry decía “¿Qué puede haber imprevisto para el que nada ha previsto”?. Lo inesperado es así en contraposición a lo que esperábamos…y aunque la vida nos sorprenda, coincido en que conviene tener una agenda a mano en la que especificar lo que aguardamos.

    Y acabo con otra cita: “Bien analizada, la libertad política es una fábula imaginada por los gobiernos para adormecer a sus gobernados”. Es de un tal Napoleón…que algo sabía el mozo de política 🙂

    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s