¿Qué salva a una cebra de ser zampada por una leona? Cuando la cazadora se acerca, sus niveles de estrés actúan de manera que concentra absolutamente toda su energía en un objetivo: huir para no alimentar a los leoncicos. Una vez salvado el pellejo, el estrés desaparece y sigue pastando…hasta la próxima carrera. ¿Qué pasaría si esos niveles de estrés no bajaran nunca? No sabemos lo que haría la cebra (la naturaleza es sabia y no tiene ese problema) pero sí sabemos lo que nos pasa a los seres humanos…

El magnífico investigador, divulgador y Doctor en Neuroendocrinología  Robert M. Sapolsky (graduado previamente en  Antropología Biológica con todos los honores posibles en la nimia Universidad de Harvard y profesor en la no menos insignificante Stanford University) expone con una claridad absoluta los efectos nocivos del estrés (asusta ver el listado de estos  efectos. Basta echar un vistazo al índice  y empequeñecerse).

El autor logra eficazmente hacernos  distinguir entre las causas y sus efectos, incidiendo en cómo controlar los factores estresantes y contándonos con amenidad cómo manejarlos y combatirlos. Hay que jorobarse con la evolución, que nos trae caramelicos como el estrés. Menos mal que el problema tiene solución, aunque sea compleja. Sapolsky nos cuenta las alternativas (más bien lleva muchos años explicándolas a quienes quieran oirlas, porque este libro va camino de su segunda década)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s