Pocas cosas resultan más desagradables que los chivatos (ya nos jorobaban en la infancia, como para no tenerles paquete de adultos) y en esta película cuyo título original es The informant (informante/fuente en inglés) el aquí irreconocible Matt Damon interpreta a Mark Whitacre, un ejecutivo  que decide denunciar al FBI las prácticas ilegales de la poderosa empresa agrícola donde presta sus servicios. Hasta aquí el perfil del zagal parece que dista años luz de lo que entendemos por un chivato…pero la trama se lía y lía sin parar cuando poco a poco sale a la luz lo que se esconde detrás de este supuesto buen ciudadano.

Steven Sodenbergh la dirigió el año pasado con guión de Scott Z. Burns (basado a su vez en el libro del reportero de investigación Kurt Eichenwald, fogueado al seguir diferentes escándalos empresariales desde sus reportajes en  The New York Times y que se inspiró en uno de ellos para su historia). Reconozco que Damon tiene una interpretación genial y borra de un plumazo la imagen moñas que me dejó aquel bodrio que podríamos llamar El Infumable Will Hunting. Una película divertida donde la trola y los mentirosos se esconden detrás, casi, de cada corbata.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s