Cuando un guionista y director de cine (Jean-Pierre Jeunet) y un diseñador y dibujante de cómics (Marc Caro) se unieron para hacer películas, el resultado no pudo ser más imaginativo (peliculones como la macarra Delicatessen o la megamoñas pero genial Amélie)

Tras la citada Delicatessen (1991) el tándem Jeunet-Caro puso en circulación La Ciudad de los Niños Perdidos (1995) donde se nos cuenta la historia de una gran ciudad donde los niños desaparecen poco a poco y nadie sabe dónde paran. Quizá el malvado científico Krank, que ha perdido la capacidad de soñar y vive obsesionado por recuperarla con continuos experimentos, sepa algo…

Mientras, los destinos del forzudo One y la pequeña huérfana y carterista Miette se cruzan con el propósito de encontrar a Comida, el hermanico de One que, como tantos niños, también  ha desaparecido sin dejar rastro. La imaginación hecha peli. Apta para todos los públicos y sobre todo muy apta para evitar esas tontadas navideñas con las que nos fríen en las pantallas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s