No estamos ante la peli del típico profesor de encanto arrollador y liderazgo innato (véase El Club de los Poetas Muertos) sino que nos enfrentamos a los avatares del caduco y amargado profesor de griego y latín Mr. Crooker-Harris a quien sus alumnos parece que no echarán de menos después de su próxima jubilación.

Un matrimonio desgastado por la rutina gris y una dolorosa infidelidad, una falta total de pasión (¿por qué antes la tenía?) por su trabajo y un retiro de las clases cercano (sin derecho a pensión) no parece la mejor manera de afrontar el futuro…pero un alumno interesado en el auténtico profesor que hay detrás de la máscara le ayudará a concederse una segunda oportunidad para poder reinventarse y reconducir su camino. Todo ello con la tragedia clásica de Agamenón de fondo.

La película, dirigida por Anthony Asquith en 1951, adapta una obra de teatro de Terence Rattigan y está magistralmente interpretada por absolutamente todo el reparto (grandes secundarios) destacando Michael Redgrave en el papel de Crooker-Harris. Hay una buena versión de 1994 protagonizada por Albert Finney y dirigida por Mike Figgis pero me quedo con la antigua.

Larga vida a los apasionados profes de Latín y Griego que supieron enseñarnos a pensar como pensaban los clásicos y luchar contra la etiqueta de “inutilidad” que le colgaban los verdaderos inútiles. Dicho desde el cariño y el reconocimiento de uno de ciencias puras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s