El debut de Sidney Lumet fue nada más y nada menos que la magistral Doce hombres sin piedad (pincha aquí para ver la reseña que hicimos en su momento) así que tuvo que soportar a lo largo de su carrera las inevitables comparaciones con su ópera primaAntes de que el diablo sepa que has muerto fue su última película, justamente cincuenta años después. Cinco décadas en las que alternó éxitos y fracasos por igual.

El título viene de un dicho irlandés que dice algo así como “puedes estar media hora en el cielo antes de que el diablo sepa que estás muerto”. Andy (Phillip Seymour Hoffman) y Hank (Ethan Hawke) son dos hermanos metidos en graves problemas económicos y personales. Andy es un ejecutivo con vicios caros y Hank un desastroso padre divorciado sin un duro que pasar a su hija. A Andy no se le ocurre mejor cosa para desfacer el entuerto que planear un atraco a la joyería de sus propios padres, en un centro comercial de las afueras. Pan comido, por lo visto. El pusilánime Hank será el brazo ejecutor, no le queda otra. Pero un pequeño error desencadenará una serie de continuos desastres y sacará a la luz todos los barros posibles de unas vidas burguesas aparentemente perfectas.

Al margen de la pareja protagonista, que clavan sus papeles, Marisa Tomei borda el suyo de la mujer florero de Andy y Albert Finney hace muy bien de patriarca. Los secundarios no desentonan. Una película rodada en alta definición (Lumet era un defensor de esta manera de rodar frente al celuloide) que atrapa y revuelve a la vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s