Hank (Bill Paxton) vive tranquilo en el pueblo. Sin estrecheces pero sin lujos. Tiene un buen trabajo y será padre en breve junto a su mujer Sarah (Bridget Fonda). Jacob, el hermano de Hank (un genial Billy Bob Thorton) es un discapacitado muy capacitado emocionalmente. y amiguísimo de Lou (Brent Briscoe) un borrachín descerebrado cuya mujer no deja de echar en cara su holgazanería e inutilidad.

Por pura casualidad Hank, Jacob y Lou encuentran una avioneta estrellada en el bosque cubierta por la nieve. La sorpresa de un piloto muerto y una bolsa con más de cuatro millones de dólares les obligará a tomar decisiones al respecto (la primera y obvia, quedarse el dinero o devolverlo). Tres personas muy diferentes, con estilos de vida y valores distintos, llegan a un consenso rápido, liderado por Hank.

Las decisiones “racionales” de Hank, que desembocan en el sencillo plan que da título a la película, se mezclan con las de las demás personas involucradas, desencadenando el caos total en medio de la codicia, la mentira y el miedo. 

Scott B. Smith adaptó el guión de su propia novela (A simple plan) y fue nominado al Oscar por su trabajo. La verdad que en los diálogos se nota la mano del escritor. Sam Reimi la dirigió alejándose de sus registros habituales de pelis fantásticas o de terror. Me recuerda a Fargo (reseñada aquí) de los hermanos Coen (de los que Reimi fue ayudante de dirección en alguna ocasión) pero tiene su estilo propio que nos pega a la pantallica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s