Un estupendo Ryan Gosling interpreta a un sujeto que tiene ocupaciones bien diferentes, mecánico y especialista en escenas de riesgo por el día y chófer de atracos de noche. Su jefe Shannon (Bryan Cranston) le busca trabajo desde el garaje usado como centro de operaciones, y lo mismo le da directores de cine que criminales.

A este anónimo y solitario conductor todo le cambia el día en que aparece en escena su vecina Irene (interpretada por Carey Mulligan) y su hijo Benicio haciendo que se mezcle de lleno y sin pensarlo en su complicada existencia.

Cannes reconoció el talento de esta película en la edición de este año con el premio al mejor director, el danés  Nicolas Winding Refn. Merecido.

Inevitablemente vienen a la cabeza otras dos pelis, las archiconocidas Taxi Driver y The Driver. Comencemos por recordar la primera, rodada por Martin Scorsese en 1976 dos años antes que The Driver.

La guerra de Vietnam ha concluido y Travis Bickle (soberbio Robert De Niro) vuelve un poco trastocado a Nueva York, donde comienza a trabajar como taxista. Violento y adicto a la pornografía, sintiéndose además rechazado por la sociedad, Travis se enamora de Betsy (Cybill Shepperd) quien trabaja para un candidato a la Presidencia. Betsy lo rechaza, y el psicópata Bickle comenzará a tramar un plan para liarla parda.

Jodie Foster hace de la adolescente prostituta Iris con quien Travis siente un vínculo, mientras que interpretando al chulo Sport tenemos a un genial Harvey Keitel . Scorsese hace un par de cameos en su propio flin, que si bien no ganó ningún Oscar (a pesar de sus cuatro candidaturas) sí que mereció la Palma de Oro de Cannes (curioso vínculo con Drive

Por último, ladies and gentlemen, abramos paso a Ryan O´Neal, quien protagonizó The Driver en 1978.

Aquí tenemos un argumento parecido a Drive sólo que en este caso el conductor roba los coches para emplear en las huidas y un detective (Bruce Stern) obsesionado con detenerlo desde hace tiempo. Hay curiosidades en esta peli, como por ejemplo que los personajes no tienen nombre: el conductor, el detective, la jugadora (Isabelle Adjani) o sus claras influencias de Le samouraï (dirigida por Jean-Pierre Melville en 1967).

Tarantino adora The Driver y ha hecho guiños a ella en Pulp Fiction y Kill Bill Vol.2. Para mí es la más flojica de las tres que reseñamos hoy, pero merece la pena verla junto a las otras dos. Quizá montando algún pequeño maratón viéndolas seguidicas (manta, provisiones y buena compañía)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s