Cogí 13 Tzametidirigida por Géla Babluani, directamente de una estantería de la biblioteca porque me fié de los festivales de cine en los que se la premió (Sundance, Venecia…) y crucé los dedos para que no fuera una de esas rarezas “de autor” (que es como se denomina a auténticas bazofias muchas veces). Por suerte mis recelos eran injustificados y me enganchó desde el principio. Teniendo en cuenta su escaso presupuesto (estupendo, así hay que tirar de imaginación y de imágenes) y el desconocido elenco de actores, el resultado está a la altura de sus reconocimientos internacionales.

Sin destripar la película (que es lo que hace cualquier resumen de teletexto que se precie) diremos que todo comienza cuando Sébastien, que está arreglando el tejado de la casa de una extraña pareja, decide suplantar el lugar de su dueño (el cómo y el porqué los tenéis en la peli) bajo la esperanza de ganar mucho dinero. Las vidas cambian entre las milésimas de segundo que van desde que le damos una orden estúpida al cerebro hasta que perpetramos la estupidez. Y después todo se complica por momentos. Que se lo digan a Sébastien. Más que cine de autorde culto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s